Desayuna como un rey, come como un príncipe y cena como un mendigo

PN19102012154124

De un tiempo a esta parte ha avanzado muchísimo el estudio de la nutrición y, gracias a una investigación verdaderamente científica, parece que están cambiando muchos de los paradigmas que hasta hace poco dábamos por ciertos. Pero hay algo que no ha cambiado desde mediados del siglo pasado: todos los nutricionistas seguimos pensando que el desayuno debe ser la comida más importante del día, y es clave si queremos adelgazar.


En 1960 la nutricionista estadounidense Adelle Davis popularizó el refrán que ha regido nuestros menús durante medio siglo: “Desayuna como un rey, come como un príncipe y cena como un mendigo”. Aunque Davis fue enormemente criticada por sus compañeros, dada la ausencia de evidencia científica en muchas de sus afirmaciones, en concreto su famoso mantra nutricional continúa vigente. Y ha sido respaldado por decenas de estudios científicos.

5 CONSEJOS A TENER MUY EN CUENTA:

1. Toma al menos 8 gramos de fibra
2. Toma el desayuno una hora después de levantarte
3. Come más proteínas y menos azúcar
4. No te pases con las raciones
5. Nunca te saltes el desayuno

Pasar hambre es lo peor que se puede hacer si se quiere perder peso.

FSC